Capitales sin rey, donde el fútbol se ve por televisión

Capitales sin rey, donde el fútbol se ve por televisión

  • 19/10/2016 13:33
  • Carlos Jiménez
  • 0 Comentarios

Que el fútbol es el deporte rey en este país, no lo duda nadie a estas alturas de la película. Que en torno al balompié se genera una gran actividad económica que trasciende de la mera competición en sí, creo que tampoco. Pero, ¿se han preguntado alguna vez cuántas capitales de provincia no tienen representación en el fútbol profesional, Primera y Segunda División, o semiprofesional, Segunda B?

Ourense, Ávila, Salamanca, Segovia, Zamora, Teruel, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Badajoz, Cáceres y Castellón son las doce capitales de provincia españolas que actualmente tienen a sus equipos compitiendo en eso que se denomina fútbol modesto, que comprende de Tercera División hacia abajo. En algunos casos, sus clubes, como por ejemplo, Real Ávila, Gimnástica Segoviana, Zamora, Conquense o Ciudad Real, nunca han llegado a jugar ni siquiera en Segunda División, teniendo en algunos casos más de 90 años de historia.

Con estos datos, a bote pronto, se me vienen a la cabeza varias preguntas: ¿En qué se diferencian estas provincias de las otras cuarenta para que se de esta situación? ¿Cuáles son las consecuencias sociales derivadas de este hecho respecto a la situación de sus homólogas que si disfrutan cada fin de semana del primer nivel futbolístico? ¿Influye esto en el día a día de estas ciudades?

Algunos estudios, realizados por diferentes clubes deportivos e instituciones públicas y privadas, señalan que la diferencia en el impacto económico, entre que un equipo esté en Primera o en Segunda División, se sitúa en unos 30 millones de euros por temporada. Una cifra que, con la situación de crisis actual, se me antoja más que importante. Entonces, ¿por qué estos clubes no ascienden? ¿No quieren? ¿No pueden? ¿No se los ayuda lo suficiente?

Además, la falta de fútbol profesional en estas ciudades las priva de una de las mejores publicidades, la que se tiene apareciendo diariamente en la prensa deportiva. En un país donde los productos de información relativa al deporte de los medios de comunicación se encuentran siempre en las primeras posiciones de los más leídos, escuchados y vistos, se me hace raro pensar que estas provincias no quieran aprovecharse de su trozo en un pastel tan goloso como éste.

Un número muy bajo de socios; escaso apoyo económico de los empresarios locales, bien porque no quieren o bien porque no pueden; poca implicación de las instituciones públicas; o una mala planificación y gestión deportiva, en algunos casos coyuntural y otros casi crónica, son algunas de las causas que se me vienen a la cabeza cuando intento comprender el por qué estas provincias se encuentran en ese pozo llamado fútbol modesto.

Déjanos un comentario